Micro molusco rompe récord de caracol más pequeño del mundo

Un pequeño molusco en Borneo es el nuevo récord del caracol más pequeño conocido del mundo, según un nuevo estudio.

Su brillante, translúcida y blanca cáscara tiene una altura promedio de 0,7 milímetros (0,027 pulgadas), rompiendo el récord anterior en una décima de milímetro. El ex campeón, el caracol chino Angustopila dominikae, es el segundo caracol más pequeño del mundo, con una altura promedio de concha de 0,86 mm (0,033 pulgadas), señalaron los investigadores.

Investigadores holandeses y malayos nombraron al recién encontrado caracol Acmella nana; el nombre de su especie (nana) hace referencia al latín nanus, o “enano”. Acmella nana es tan pequeña que los investigadores no podrían verla en la naturaleza sin un microscopio.

Pero los investigadores sabían exactamente dónde buscar moluscos desconocidos: los caracoles tienden a vivir en las colinas de piedra caliza de Borneo, probablemente porque sus conchas están hechas de carbonato de calcio, el principal componente de la piedra caliza, dijo el investigador del estudio Menno Schilthuizen, profesor de evolución de la Universidad de Leiden en los Países Bajos.

“Cuando vamos a una colina de piedra caliza, sólo traemos unas bolsas de plástico fuertes, y recogemos mucha tierra, basura y tierra de debajo de los acantilados de piedra caliza”, dijo Schilthuizen a Live Science.

Tamizan el contenido y vierten los objetos más grandes (incluyendo las conchas de caracol) en un cubo de agua. “Lo removemos mucho para que la arena y la arcilla se hundan en el fondo, pero las conchas, que contienen una burbuja de aire, flotan”, dijo Schilthuizen.

Luego, sacan las conchas flotantes y las clasifican bajo un microscopio.

“A veces se pueden obtener miles o decenas de miles de conchas de unos pocos litros de tierra, incluidas estas muy pequeñas”, dijo.

No está claro qué come Acmella nana, porque los investigadores nunca la han visto viva en la naturaleza. Pero los investigadores han observado una especie de caracol relacionada de Borneo, Acmella polita, que se alimenta de películas delgadas de bacterias y hongos que crecen en superficies mojadas de piedra caliza en cuevas.

“Probablemente, Acmella nana vive de manera similar”, dijo Schilthuizen.

El nuevo y pequeño plusmarquista vive en al menos tres lugares del Borneo malayo. (La isla de Borneo está dividida en tres países: Malasia, Brunei e Indonesia). Por lo tanto, es poco probable que sea aniquilado si uno de sus ambientes es destruido. Sin embargo, otras especies de caracoles no tienen tanta suerte, dijo Schilthuizen.

Hay mucho carbonato de calcio en los trópicos (de hecho, el carbonato de calcio está hecho de conchas de moluscos antiguos), pero se erosiona rápidamente, dejando atrás picos aislados de piedra caliza, dijo Schilthuizen. A medida que las especies están aisladas en los picos de piedra caliza, evolucionan hacia nuevas especies.

Borneo cuenta con una gran diversidad de caracoles, posiblemente hasta 500 especies, pero estas criaturas nativas pueden ser eliminadas si los desarrolladores u otras perturbaciones destruyen el hábitat de la piedra caliza, dijo Schilthuizen.

Por ejemplo, “un incendio forestal en la cueva de Loloposon podría exterminar a toda la población de Diplommatina tylocheilos”, dijo Schilthuizen en un comunicado, refiriéndose a un caracol cuyo único hábitat se encuentra en esa cueva.

Muchas de estas colinas de piedra caliza se están extrayendo para la producción de cemento, y Schilthuizen y sus colegas ya han documentado especies nativas de caracoles que se han extinguido después de que se destruyeran todos sus hábitats. Tal vez, dijo, estas compañías podrían extraer sólo una parte de una colina y dejar la otra parte intacta para promover la continuación de estas especies.

Los caracoles juegan un papel ecológico importante, alimentándose de materia muerta y en descomposición, dijo Schilthuizen.

Además de Acmella nana, los investigadores descubrieron otras 47 especies de caracoles en el estudio, que aparece en línea hoy (2 de noviembre) en la revista ZooKeys.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *